No sé que decir…

Después de ver la acogida que tuvo mi historia con “Deja sitio para el postre”, siento que debería compartir lo emocionada que he estado estos días, viendo vuestros comentarios, mensajes privados, vuestras peticiones de amistad en redes sociales… No tengo palabras. 

De todo lo malo, siempre sale algo bueno. Y ese algo bueno ha sido poder compartir mi historia con personas que se han sentido mal, por culpa de la organización de una productora. 

Ánimo, no lo dejéis. Ni Magnolia, ni cuatro, ni nadie puede decidir por vosotros, por muy mal que nos hayan tratado.

Los sueños no están en la tele, están en los batidores, en los nudos de nuestros delantales, en las cucharas de medida, en los cuencos de colores, en el tiempo de espera del horno, en el molde desmontable, en la galleta triturada, en la cara de quién prueba lo que con tanto cariño hacemos.

Pero, por encima de todo eso, nuestros sueños están en nosotros mismos.

Adelante, a por ello.

 

Imagen

Qué sepáis que esta imagen tan chachipiruli, es de KITIKI.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s